Historia del Banano

Fruta de muchos años de historia

El banano es una fruta rodeada de una enorme cantidad de historia sobre su origen, pero independientemente de la procedencia lo que sí pareciera estar muy claro es la antigüedad de este. Tan es así que hay teorías que lo ponen como la primera fruta que existió en la Tierra.

Su origen se sitúa en el Sudeste de Asia, específicamente en las junglas de Malasia, Filipinas e Indonesia, sitios que hasta la fecha producen banano. Se cree que en la Edad Media los árabes llevaron la fruta a África y que precisamente el nombre dado tiene que ver con un vocablo árabe que significaba ¨dedo¨.

Por otra parte algunos misioneros portugueses se encargarían de llevarlo y desarrollar su cultivo en las Islas Canarias. Ellos mismos, junto a los españoles, al empezar sus travesías al Nuevo Mundo se encargaron de llevar consigo la fruta y la historia estima que en 1516 fue cuando empezó la siembra en Santo Domingo, sitio del que pronto se extendería al resto del Caribe y América Latina.
Pero sería a finales del siglo XIX cuando la modernización en los sistemas de transporte permitió que el banano empezara a consolidarse como uno de los más importantes productos de exportación, permitiendo a los productores encontrar grandes clientes en Estados Unidos y Europa.

El banano en Costa Rica

Todo se le debe al ferrocarril. Allá por 1870 en este pequeño país se consolidaba el auge del café y el Gobierno de Costa Rica determinó la conveniencia de establecer un servicio de tren de carga desde el Valle Central hasta Limón.

Era la forma de agilizar las exportaciones del grano que salían hacia Alemania e Inglaterra y la concesión del sistema ferroviario se le dio al estadounidense Minor Keith.

La idea fue exitosa pero pronto pudo notarse que al ser el café un producto estacional, debía buscarse alternativa complementaria para sacar mayor provecho al tren.

Fue el propio Keith quien optó por traer semillas de banano de Panamá y cultivarlas a las orillas de la línea férrea. Para 1880 se logró realizar la primera exportación bananera desde Costa Rica con destino New York, y la actividad nunca más se detendría. Los 360 racimos colocados en aquella venta han pasado a ser hoy cerca de 100 millones de cajas anuales.

Para alcanzar esa cifra, la industria bananera costarricense generó en los últimos dos años un promedio de 35.000 empleos directos a los que se suman unos 90.000 indirectos pero de una relación estrecha.

La Corporación Bananera Nacional (Corbana) estima que en la región Caribe de Costa Rica, 85 de cada 100 trabajadores tiene relación directa o indirecta con la actividad de cultivo y producción de banano.

El principal cliente del banano costarricense es Estados Unidos que, según datos de Corbana , compra casi el 46% de la fruta, seguido por Bélgica y Alemania con porcentajes mucho menores.